Me encantaría cambiar el mundo

10614909766_9ae41f3c78_o

Me encantaría cambiar el mundo, pero creo que no soy la persona más indicada. Porque yo, aunque me considero feminista, ha habido ocasiones a lo largo de mi vida en las que he hecho chistes o comentarios machistas. Y aunque negaré rotundamente ser racista, estoy seguro que si alguien busca lo suficiente en mis conversaciones de Whatsapp, en mi timeline de Twitter o en mis e-mails, encontrará alguna desafortunada broma para probarme que no soy mejor que el resto.

Me encantaría cambiar el mundo, pero aunque creo que la salud pública es un tema fundamental, he he de confesar que he consumido sustancias ilegales. También he comprado alcohol después de las 22:00 y, en más ocasiones de las que me gustaría recordar, he bebido en la calle. Es más, a pesar de que el descanso de los vecinos me merece el mayor de los respetos, he participado en fiestas en las que la policía ha tenido que venir para que bajásemos el volumen.

¿Cómo voy a cambiar el mundo yo si soy igual que los que critico? He usado los pendrives del laboratorio para asuntos que no tenían nada que ver con el trabajo y la impresora para imprimir documentos personales. Y es más que probable que me haya llevado a casa bolígrafos para usarlos en asuntos ajenos al trabajo. Tampoco puedo asegurar que no se hayan comprado reactivos o equipos para mi investigación con dineros de otras partidas.

No soy digno de cambiar el mundo. Aunque creo que la economía sumergida supone una gran pérdida económica para el país, confieso que ha habido veces en las que no he pedido el recibo al hacer una compra, o he pagado algún servicio sin asegurarme de que el que me lo daba lo iba a declarar. He hecho miles de transacciones ilegales de las que me avergüenzo. Ni siquiera puedo poner la mano en el fuego por haber hecho bien todas mis declaraciones de la renta.

El mundo necesita gente mejor que yo. Porque aunque creo en la propiedad intelectual y en los derechos de autor, soy culpable de haberme bajado series, películas y música. También he escuchado canciones en Youtube, que no estoy seguro de si es ilegal, pero es probable que lo sea. Y he montado videos en los que he usado canciones protegidas por copyright y luego, vanidosamente, los he compartido con mis conocidos.

Así que lo mejor es que me quede aquí quietecito donde estoy. Lo mejor es que no levante la voz, porque nadie está libre de pecado y todos somos iguales. Lo mejor es dejar que las cosas sigan su rumbo sin querer dar lecciones a nadie… ¿No? Perdón por incomodar.

Foto por Russ en Flickr
Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s