Cinema Paradiso y La Odisea

Aprovechando el tirón del último post publico ahora con mínimas correcciones este texto que había dejado reposando unos meses. Prometo que dejaré de hablar de héroes griegos una buena temporada.

…………….

Hace poco volví a ver Cinema Paradiso y me llamaron la atención la gran cantidad de guiños a La Odisea de Homero. Para el que no haya visto la película las líneas que siguen probablemente no tengan el más mínimo interés, y le sugiero que en lugar de leerlas busque la peli y disfrute de dos horas de buen cine.

Mientras que otras película como “O Brother“, el paralelismo con la historia de Odiseo es más fácil de delinear, en el caso de Cinema Paradiso lo que hay son una serie continua de referencias que no tienen necesariamente coherencia entre ellas. A pesar de eso, sin entrar en detalles, ambas historias se pueden resumir de la misma manera: un hombre que ha estado mucho tiempo lejos de su casa vuelve a ella. Además, el destino en ambos casos es una isla en el Mediterráneo: Ítaca, para Odiseo, y Sicilia para Totó, donde les esperan sus seres queridos.

En la Odisea, la mujer de Odiseo, Penélope, y su hijo, Telémaco, esperan su vuelta de la guerra de Troya de la misma manera que Totó y su madre ansían el regreso del padre de Totó, que ha estado luchando en Rusia durante la Segunda Guerra Mundial. En los dos casos la guerra ya ha acabado, pero del guerrero no se sabe nada. Como la guerra les pilló aún niños, Telémaco y Totó apenas conocieron a sus respectivos padres y tienen que conocerlos a través de otros personajes, Menelao  y Néstor en el caso de Telémaco y Alfredo en el de Totó.

Más tarde, con Totó ya como proyeccionista, hay una sesión de cine al aire libre que se ve interrumpida por una tormenta veraniega. La película que se proyecta es “Ulises” con Kirk Douglas y Anthony Quinn, concretamente la escena en la que se enfrenta al Cíclope.

Cuando Totó se marcha a Roma para hacer el servicio militar. A su vuelta, el autobús le deja en la desierta plaza de su pueblo, donde nadie sale a recibirle. El único que le reconoce y viene a saludarle es un perro, de la misma manera que Odiseo, disfrazado de mendigo a su vuelta a Ítaca, tan sólo es reconocido por su perro Argos. En la novela homérica el perro, después de reconocer a su amo al que llevaba veinte años esperando, muere, probablemente con el placer del deber cumplido.

Argos_Ulysses_ by_van_Thulden

Odiseo es reconocido por su perro Argos al regresar a Ítaca

Por último, el guiño más explícito de la película se encuentra ya avanzada la película, cuando Totó regresa sin anunciarse a su pueblo siciliano después de 30 años de ausencia. La vuelta sorprende a su madre tejiendo. Al leventarse para abrir la puerta a su hijo recién llegado, un trozo de lana se le engancha y hace que se vaya destejiendo lo tejido, una clara alusión a uno de los episodios más famoso de La Odisea, donde Penélope, que deberá casarse con alguno de los hombres que la pretenden cuando acabe de tejer un sudario para su suegro Laertes, gana tiempo para el regreso de Odiseo tejiendo por el día y destejiendo por la noche.

Había pensado acabar con el video del final de la peli, que para mí es uno de los mejores finales de la historia del cine, pero creo que es mejor reservar la escena y evitar disgustos a quien no la haya visto. A cambio, os invito a escuchar la bonita versión del tema central de la película, compuesto por Ennio Morricone, en su interpretación por Charlie Haden y Pat Metheny.

Advertisements
This entry was posted in Fragmentos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s