¿Por qué las bicicletas no respetan las normas del tráfico?

Escucho a menudo esta pregunta, aunque casi siempre formulada en forma de exclamación (“¡Esas putas bicicletas no respetan nada!”). Y muy a mi pesar, después de mucho observar, debo decir que es bastante cierto. Por suerte, mientras uno pedalea tiene tiempo de sobra para pensar en todo tipo de cosas, desde el origen del universo hasta la idoniedad de la intermodalidad en las ciudades, así que hoy voy a compartir con vosotros mis ideas sobre por qué parece que a los ciclistas nos falta el gen de las normas de tráfico.

RedLightKittenVaya por delante que creo que las bicicletas deben cumplir escrupulosamente las normas de tráfico. No tiene sentido reivindicar que se nos respete como a un vehículo más para luego comportarnos de manera anárquica. Pero me parece que muchas de las acusaciones están sesgadas y falta una visión más amplia de la situación.

En primer lugar me parece que poner el énfasis en que las bicicletas no cumplen las normas es, cuanto menos, hipócrita. Es cierto que es bastante común ver bicis saltándose semáforos, ocupando la acera y pedaleando en sentido contrario. Pero de lo que discrepo es de que sean los ciclistas los únicos en incumplir la ley, o los más irrespetuosos con ella. Veo a diario a conductores hablando por el móvil, circulando a más velocidad de la permitida, girando sin poner el intermitente, aparcando en doble fila o en la acera y saltándose pasos de peatones, comportamientos todos ellos potencialmente mucho más peligrosos teniendo en cuenta que hablamos de vehículos que pesan toneladas. Por lo tanto, lo primero en lo que quiero incidir es que sí, los ciclistas puede que no cumplan a rajatabla la ley, pero en eso no son demasiado diferentes a los conductores y el riesgo que generan para los peatones y el resto del tráfico es infinitamente menor.

Dicho esto vuelvo a la cuestión que da título al post. Creo que psicológicamente, cuando nos montamos en una bici nos sentimos más peatones que vehículos. Y si como peatones cruzamos la calle cuando no hay coches aunque el semáforo esté en rojo, el primer impulso al coger la bici es comportarse de la misma manera. El pensar como peatón también explica que vayamos en algunas calles en sentido contrario o, en el caso ya casi patológico, pedaleemos por la acera. Esto aquí en Brasil llega a tal punto que me he encontrado a muchas personas que no sabían que las bicicletas se consideran vehículos y que como tales deben cumplir las normas del tráfico. Palabra de honor.

Hay otros aspectos psicológicos que explican algunas infracciones. En el caso de pedalear por la acera, muchas veces se justifica como miedo a compartir espacio con los coches, lo que tiene cierto sentido, especialmente en ciudades donde no hay mucha cultura de usar la bicicleta como medio de transporte. Esa misma falta de “masa crítica ciclista” también puede ser la causa de comportamientos del tipo free rider: uno se considera tan especial por ir pedaleando y jugándose la vida que le parece el colmo que le pidan que se pare en un semáforo en rojo. Recuerdo una vez que un amigo me dijo hace años que la putada de que cada vez más gente se moviese en bicicleta es que en algún momento nos obligarían a cumplir las normas de tráfico. Por lo tanto, un aspecto importante para mejorar el uso de la bicicleta pasa por crear una buena infraestructura que permita a las personas sentirse seguras y que aumente el flujo de ciclistas, de manera que ver bicicletas compartiendo espacio con coches no sea algo puntual, sino la norma. En ese sentido, parece estar bastante bien demostrado que a mayor número de ciclistas mayor seguridad y menor cantidad de accidentes, un auténtico círculo virtuoso.

Esto me lleva a un último aspecto, que tiene que ver con el diseño de las ciudades. Hasta tiempos muy recientes, todo en la ciudad estaba pensado para el coche. Detenerse en un STOP que tiene visibilidad es un coñazo en el coche, pero es un coñazo al cubo si vas pedaleando. Tener que dar la vuelta a la manzana para entrar en una calle en el sentido correcto es la muerte en bici. Son normas que están pensadas para evitar aglomeraciones de mamotretos de mil kilos, pero que tienen poco sentido desde el sillín de un vehículo autolocomovido. “Cuando una ley es injusta lo correcto es desobedecer”, decía Ghandi. Yo no lo digo porque reitero que el ciclista debe cumplir las normas por el bien común, pero debemos exigir a nuestros gobernantes que adopten políticas de movilidad que favorezcan otras formas de desplazarse en la ciudad que sean menos contaminantes, ruidosas y peligrosas que los automóviles privados. Medidas que, por cierto, benefician a toda la ciudad (incluídos los conductores), no únicamente a quienes optan por desplazarse en bicicleta. Quizás nos ocurra como cuando prohibieron el tabaco en los sitios cerrados, que a todos nos parecía mal hasta que nos dimos cuenta de lo bien que se estaba sin humo. E igual que ahora nos parece impensable que alguien encienda un cigarro en un restaurante, a lo mejor en unos años flipamos con que se permitiese circular a vehículos humeantes a toda velocidad por los centros de nuestras ciudades. Talvez incluso nos riamos pensando que en esa época donde los coches aparcados ocupaban gran parte del espacio público, donde las personas pasaban sus días paradas en atascos, donde las familias se gastaban millonadas en comprar, alimentar y mantener a esos bicharracos, hubiera gente que considerase que el problema era que los ciclistas no parasen en los semáforos.

Advertisements
This entry was posted in Divulgacion and tagged , , , . Bookmark the permalink.

6 Responses to ¿Por qué las bicicletas no respetan las normas del tráfico?

  1. Pingback: Al trabajo en bici | Atresillando – El blog del Sr. Tresillo

  2. Pingback: ¿Por qué las bicicletas no respetan las normas del tráfico? | SalvoLomas

  3. says:

    Por supuesto. Es absurdo pretender que un ciclista cumpla normas de tráfico diseñadas para otro tipo de vehículos. ¿Por el hecho de que en una calle no quepan dos coches circulando en ambas direcciones tampoco podrán hacerlo las bicis que sí caben y obligas a un ciclista a dar un rodeo de un kilómetro pedaleando? Ridículo, ¿verdad? Pues hay que hacer normas a medida de las bicis y exigir que esas sí se cumplan.

  4. Pingback: Pedalear con clase | Atresillando – El blog del Sr. Tresillo

  5. Pingback: ¿Por qué las bicicletas no respetan las normas del tráfico? | SalvoLomas

  6. Guillermo says:

    Aquí no se habla de la seguridad de los peatones ( 2 muertos en Barcelona) por atropello ciclista

    Gg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s