Una de series

Hoy quiero recomendaros dos series muy buenas que he descubierto recientemente y que no son todo lo conocidas que deberían ser. La primera de ellas es una serie de humor estadounidense llamada Portlandia. Su formato es más bien convencional, no hay una trama que se vaya desarrollando en el tiempo y los capítulos pueden ser vistos de forma desordenada. Cada episodio consiste en una serie de sketchs, un poco al estilo de algunas series británicas como Little Britain o la mítica Flying Circus de los Monty Python. Salvo importantes excepciones, casi todos los personajes que salen están interpretados por dos únicos actores: Fred Armisen y Carrie Browsntein. Este es uno de los primeros puntos fuertes de la serie porque Fred y Carrie tienen muy buena química y sus caracterizaciones son fantásticas. Pero lo que en mi opinión hace de Portlandia una serie tan excepcional es sobre qué va. Como su nombre sugiere, Portlandia está ambientada en Portland, una ciudad de la costa oeste, en el estado de Oregon. En la vida real, Portland es un sitio bastante atípico y de hecho uno de sus slogans es “Keep Portland weird“: la gente se mueve en bicicleta, come comida macrobiótica, toca en grupos de música alternativa, usa bolsas reciclables, en fin, podéis imaginaros el resto. Y un poco por aquí van los sketchs: el brunch, las bodas alternativas, los punkis ricos, las cervezas artesanales o, como en este de aquí abajo, la “economía colaborativa”. Creo que es la serie más actual del momento (si es que una frase así tiene sentido). Además, una cosa que me gusta es que se ríen de todo eso de una forma cariñosa, no tanto ridiculizándolas sino más bien como si se estuvirean riendo de ellos mismos. A mi me encanta.

La segunda serie de la que quiero hablaros es Serial. Trata sobre un asesinato que ocurrió en 1999 en Baltimore, donde una chica de orígen coreano que tenía diecinueve años apareció estrangulada en un parque de la ciudad. Su ex-novio, Adnand Syed, hijo de inmigrantes paquistaníes, fue condenado por el crimen y sentenciado a cadena perpetua. La periodista Sarah Koenig decide investigar el crimen quince años después y va contando cómo se construyó el caso contra Adnand, poniendo de manifiesto todas las incoherencias y contradicciones de la investigación. Serial no es una serie en el sentido en el que estáis pensando, y lo es por dos razones: en primer lugar, porque es un caso real, las personas que intervienen son quienes dicen ser y no actores, y por lo tanto deberíamos hablar más bien de documental que de serie. Y en segundo lugar porque es radiofónica, no audiovisual: los episodios se bajan en forma de podcast y se escuchan. Esto añade otra dimensión al concepto de seguir una serie, porque te la puedes llevar en el MP3 y escucharla en el metro, en el autobús o haciendo la compra en el súper (que se vuelve mucho más interesante, dicho sea de paso). Además, es una forma excelente de practicar inglés, la dicción de la narradora es impecable y su voz muy agradable. Podéis bajaros todos los episodios de la primera temporada (la única hasta el momento) aquí.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to Una de series

  1. Arg says:

    Qué guay que le des voz a estas dos series! Sin duda merecen difusión! La tipa de Serial ha dicho que va a sacar otra, a ver si es verdad! Pero de Portlandia mi favorito es del “organic chicken”, pero ya hace tanto que lo vi que casi hasta me ha costado encontrarlo en Youtube. Enjoy!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s