O gigante acordou

Me gusta creer que mi presencia es un reclamo para los medios de comunicación. Durante bastante tiempo, la Puebla copó sensacionales titulares en la prensa nacional, ya fuera porque allí se interceptaban cargamentos enormes de cocaína o porque alguien le robaba a un muerto con un billete de lotería premiado.

 Las últimas semanas he cambiado el mítico helicóptero que sobrevuela la Puerta del Sol cada vez que hay manifestación por los cuatro o cinco que gasta aquí la Policía Militar para vigilar las protestas.

 Aunque las he tenido bastante cerca, aun no me he pasado por ninguna de las manifestaciones que ha habido. Lo cierto es que las primeras protestas fueron relativamente pequeñas (1.500-2000 manifestantes) y violentas (barricadas con bolsas de basura, autobuses quemados). Los medios hablaban simple y llanamente de “actos vandálicos” y “manifestantes violentos” que resultaban en destrozos y atascos kilométricos, sin hacer análisis de la naturaleza de la protesta ni de cómo habían comenzado los altercados. Sólo a partir del jueves pasado, debido a la ineptitud y violencia de la policía, que se dedicó a sacudir a periodistas y a manifestantes de rodillas con los brazos en alto, y también gracias al apoyo de las redes sociales, parece que el movimiento ha ganado mejor prensa (nunca mejor dicho). A la manifestación de hoy se espera una asistencia masiva, y se han redoblado las llamadas a mantener el espíritu pacífico y a evitar la confrontación con la policía. Se empieza a hablar de Primavera Brasileña (aunque estemos en invierno), ya que el precio del transporte público es sólo uno de los problemas, y el pueblo brasileño está cogiéndole gustillo a esto de reivindicar en la calle aprovechando también la Copa Confederaciones. Sin duda que razones para hacerlo no les faltan.

 En cuanto a la gente de mi entorno, la mayoría ven las protestas como algo bastante ajeno a sus problemas: se apoyan de manera abstracta, pero no se participa en ellas. Y por supuesto, se critica duramente la violencia. En fin, los investigadores siempre hemos sido muy de teorizar, y la clase media de aquí es incluso más pasiva (si cabe) que la nuestra.

 Acabo con una pequeña anécdota que me ocurrió la semana pasada: un chaval sentado delante de mí en el autobús empezó a rayar el cristal disimuladamente con una consigna contra el precio del billete. Nadie en el autobús se había dado cuenta hasta que una chica de unos veinte años y pinta de empollona empezó a gritar y a llamar al cobrador para delatar al subversivo. Hubo un momento de expectación: ni el conductor ni el cobrador hacían nada y el chaval se levantó y comenzó a increpar a la chica diciéndole que a ella también le estaban robando, que él estaba luchando por los derechos de todos y que qué cojones le importaba a ella, que el autobus no era suyo. La chica le respondió que eso no era manera de luchar, rompiendo cosas, y que aunque el autobús no fuera suyo lo usaba todos los días. Finalmente el cobrador abrió la puerta, el chaval se fue insultando y la empollona le remató con un “Vai estudar”. Me quedé un buen rato pensando en esos dos tipos de jóvenes: el que lucha por mejorar las cosas usando las herramientas equivocadas y el que es más acomodaticio, pero se levanta contra la barbarie y defiende lo que es de todos.

Algunos hashtags para seguir lo que está ocurriendo: #SP17J #PasseLivre #OGiganteAcordou.

Advertisements
This entry was posted in Batallitas and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to O gigante acordou

  1. Pingback: Pedaleando en São Paulo | Atresillando – El blog del Sr. Tresillo

  2. Pingback: Elecciones en Brasil: unos brevísimos apuntes | Atresillando – El blog del Sr. Tresillo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s