El arrastão

En general voy a intentar no hablar de temas violentos en el blog (para eso ya están el 99% de las páginas dedicadas a São Paulo), pero hoy voy a hacer una excepción para presentaros un fenómeno que me tiene cautivado: el arrastão.

El arrastão es intrínseco a Brasil y debería situarse en el panteón de los elementos característicos de la cultura brasileña junto con la samba, la caipirinha, las favelas y Pelé. Lo realizan tanto los pobres como los ricos, los niños y los adultos y se puede practicar en el autobús, en la playa, en el restaurante, en casas o simplemente caminando por la calle.

¿Que qué es el arrastão? En su definición más amplia el término se puede definir como la “acción concertada de varios individuos, generalmente vándalos, para saquear y robar”. El diccionario informal, de donde he copiado esta definición, incluye además dos ejemplos sacados del día a día para que podais usar bien el término: “Arrastão na Praia de Copacabana levou pânico aos banhistas” y “Arrastão dentro do Tunel Rebouças faz motoristas fugirem a pé”.

Para que os hagais una idea de cómo se realiza os daré una pista etimológica: el término proviene de la pesca de bajío en la cual los pescadores lanzan la red hasta el fondo de mar y recogen todo lo que caiga, ya sean sardinas, caballas, unas zapatillas Nike o un iPhone. Lo ilustraré con algunos ejemplos:

Hace poco tuvo lugar en São Paulo un evento llamado Virada Cultural. Durante 24 horas hubo conciertos, obras de teatro y otras actividades por el centro de la ciudad, todo ello de bastante calidad y además gratuito. Pues bien, junto a los ciudadanos de bien que intentaban disfrutar de la celebración, aparecieron también grupos “de 50 a 200 personas” que se dedicaban a practicar el tradicional arrastão, robando de manera indiscriminada a todo transeúnte que se cruzaba por su camino ante la atenta mirada de la Policia Militar. Al parecer, en estos casos la mayoría eran menores, e incluso en muchas situaciones ni siquiera iban armados (a ver quién se pone chulito contra cuarenta chavales). Además de los arrastões, la Virada se saldó con dos muertos, uno por sobredosis y otro de un disparo en la cabeza cuando perseguía a dos ladrones que le habían robado el móvil. No se salvó ni un senador del Partido de los Trabajadores con ínfulas juveniles, al que le robaron la cartera a pesar de ser un fan declarado del grupo de rap de la favela Racionais MCs (que también tocaba), y que ha llegado a citar algunas de sus letras en un pleno. Haciendo balance del evento, el alcalde y los organizadores consideraron que “la cultura ganó“, ya que sólo hubo dos retrasos en los conciertos.

Otro tipo de arrastões son los que se realizan en restaurantes y requieren algo más de talento y cierta profesionalidad para llevarse a cabo. Como las imágenes hablan mejor que las palabras, os voy a dejar con este video, en el que se ve como tres personas desvalijan un restaurante con más de sesenta clientes en sólo cuatro minutos:

Para acabar, os voy a enseñar el estilo de arrastão que particularmente más me acojona, que es el que se practica en edificios enteros. Aquí hay casos donde el nivel de organización es tan sorprendente que parecen sacados de pelis. Suelen ocurrir en barrios ricos, con grupos altamente armados. En el último del que he tenido noticia los ladrones entraron por el garaje con un BMW usando una tarjeta que habían copiado previamente, metieron a las quince personas que estaban en el edificio en un cuarto y procedieron a ir piso por piso llevándose dinero, ordenadores, joyas, móviles, … Algunos de los ladrones llevaban traje y corbata y conocían los nombres de las víctimas. En total, tardaron una hora y se llevaron bienes por un valor de 600.000 euros.

Pues nada, ahí queda eso. Seguro que ahora valorais un poco más la tranquilidad del primer mundo. Que la disfruteis 🙂

Advertisements
Aside | This entry was posted in Cultura brasileña and tagged , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to El arrastão

  1. Pingback: Violencia en São Paulo | Atresillando – El blog del Sr. Tresillo

  2. Pingback: El pueblo brasileño | Atresillando – El blog del Sr. Tresillo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s