Buenas sensaciones

Sao Paulo no me ha parecido esa ciudad hostil y violenta que me habían pintado tantas veces. El taxi que me recogió en el aeropuerto no tenía los cristales oscuros y ni siquiera llevaba los seguros cerrados. La gente por la calle no tiene cara de asesina y estos dos días que llevo paseando por la ciudad me da la impresión de ser yo el más paranoico. Sí, hay bastantes yonquis, la mayoría de los cuales se encuentran concentrados en determinadas partes de la ciudad (una de ellas célebremente conocida como “crackolandia“), pero casi siempre están tan colocados que lo peor que te puede pasar es que te tropieces con ellos, ya que tienen la cualidad de quedarse tronchados en cualquier parte de la acera, como si se acabaran de caer del cielo. Eso no quiere decir que me confíe. Es más, las personas insisten en que hay que andarse con ojo, pero por ahora las sensaciones son buenas. También ayuda salir a la calle llevando únicamente el equivalente a 20 euros, el DNI y las llaves de casa (como sabeis, lo de vestir cutre no es algo que haya aprendido aquí). La ciudad es tan cosmopolita que todo el mundo pasa desapercibido, nadie tiene pinta de turista.

En el laboratorio el recibimiento ha sido genial. Me tienen ya reservada una mesa de trabajo donde habían puesto una hoja con mi nombre y cada letra enmarcada con corazones (el resto de las mesas también lo tiene, pero me han contado que estuvieron un buen rato buscando la misma tipografía). La zona de estudio está separada del laboratorio propiamente y allí he visto que andan bastante equipados. Alicia (mi jefa) me presentó al resto del personal y parecen todos muy majetes. Les hace gracia mi forma de hablar portugués y ya han empezado a meterse conmigo. El próxima sábado tenemos una reunión-fiesta en casa de Alicia para recibir a los nuevos postdocs (hay otra chica que entró hace relativamente poco) y todo el mundo parece muy simpático.

Todo el mundo es brasileño excepto Luis, que es el mexicano que me ha conseguido una habitación en su casa. Es super majete y estuvo un año de estancia en Madrid trabajando en el laboratorio de Eduardo Rial. Desde su casa hay un autobús directo al laboratorio, algo fantástico teniendo en cuenta lo precario de las comunicaciones en Sao Paulo. El tráfico es horrible (creo que es lo único de esta ciudad en la que todo el mundo está de acuerdo), es raro que los coches fluyan y siempre hay un estado de semi-atasco. El mismo trayecto puede tardar media hora a una hora del día o una hora y media a otra.

Además del tráfico, también se habla mucho de que la ciudad es cara. Y aquí aun no sé muy bien qué decir. Los precios varían mucho de unos barrios a otros (desde los alquileres a las barras de pan). Hoy hemos comido en un sitio medio céntrico y ha valido menos de 20 euros, pero ayer me sirvieron un filete de pollo con arroz, feijao y patatas por unos 4 euros. En cuanto a los alquileres, yo ahora estoy pagando algo menos de 500 euros por una habitación minúscula pero mañana igual vamos a ver una casita que alquilan los amigos de unos amigos de otros amigos de otros amigos de Isa que vale unos 400 euros con dos habitaciones y un patio en un sitio bastante céntrico. Supongo que dependerá de por donde te muevas. Lo curioso es que da la impresión que vivir en un barrio pijo no siempre es garantía de más seguridad, sino más bien lo contrario, ya que los “malos” no van a robar a la favela, son más de tirar hacia zonas high class y las historias chungas que se escuchan siempre ocurren donde hay pasta.

He quedado con Alicia en que el lunes empiezo ya en el laboratorio, aunque aun me quedan unas cuantas luchas que librar contra el sistema (conseguir número de residente, abrir cuenta bancaria, pagar tasas y tasas) y probablemente este primer mes aun no empiece a trabajar a full.

Por hoy no os aburro más. Os dejo la foto de SP pija by night y de las vistas de mi ventana, que por algo el barrio se llama Bela Vista. Un abrazo.

ImageImage

Advertisements
This entry was posted in Batallitas and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Buenas sensaciones

  1. Babscrist says:

    Tresillo, sé que este post es de hace unos meses, pero leyéndolo ahora me ha parecido adecuado hacer una recomendación (caso no te la hayan hecho ya): llevar encima la fotocopia compulsada del RNE (o el DNI que te hayan dado….); no el original!! Un saludo,

    • Bradomin says:

      Gracias por los comentarios! Tomo nota de la recomendacin, aunque aun no tengo en RNE original (y creo que tardar). Un saludo!

  2. Pingback: Violencia en São Paulo | Atresillando – El blog del Sr. Tresillo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s